Un 1 de Agosto de 1978, BOCA obtuvo la Copa Intercontinental por primera vez en su historia. Y fue un tucumano el que le puso la cereza al postre de la primera consagración ecuménica del “Xeneize”. Se trata de Carlos Horacio Salinas, el “semilla”, quien anotó el tercer tanto de aquel triunfo épico.

En Karlsruhe, Alemania, goleó al Borussia Mönchengladbach por 3 a 0, gracias a los goles convertidos por Darío Felman, Ernesto Mastrángelo y Salinas. A los 35 minutos del primer tiempo, el “Xeneize” ya había consumado la goleada. La ida, disputada en Buenos Aires, había sido con empate por 2 a 2.

Para la final, el “Toto” Lorenzo paró a Hugo Gatti; Vicente Pernía, José Luis Tesare, Miguel Ángel Bordón y José Suárez; Carlos Salinas (después reemplazado por Carlos Veglio), Rubén Suñé y Mario Zanabria; Ernesto Mastrángelo, José Luis Saldaño y Darío Felman.

Compartir