Rechazan la prisión domiciliaria.