ADOPTARON UNA PERRITA EN UNA YPF Y ES FUROR EN MENDOZA

211
Hace tres años, una perrita llamada Rubia fue abandonada por su familia de San Carlos, Mendoza, y deambulaba por las calles en busca de cariño. Así fue que encontró a los empleados de una estación de servicio. Estos le comenzaron a dar agua y comida. Con el tiempo, se dieron cuenta que la habían adoptado y ella estaba feliz con ellos. Finalmente tenía un techo y una familia.
Ante la llegada de temperaturas muy bajas, los empleados hablaron con una vecina y le pidieron un chaleco para perros. La mujer, especialista en el tema, le fabricó uno para que esté abrigada, pero además se lo hizo con el logo de la estación de servicio. Es una empleada más del lugar y ahora hasta tiene su uniforme.