PROCESARON AL HOMBRE QUE VOLVIÓ DE MIAMI Y OCULTÓ QUE TENÍA COVID-19

162

La justicia federal procesó sin prisión preventiva a Santiago Solans Portillo, el hombre que a principios de mayo regresó de Miami e ingresó por el aeropuerto de Ezeiza intentando ocultar un diagnóstico positivo de coronavirus.

La resolución incluye un embargo de cinco millones de pesos para Solans Portillo, quien de acuerdo con el juez federal de Lomas de Zamora Federico Villena tuvo «pleno conocimiento de ser portador de la enfermedad» el 1 de mayo, cuando abordó «el vuelo de American Airlines poniendo en un claro riesgo de contagio tanto a la tripulación como a los restantes pasajeros».

Solans Portillo, de 29 años, llegó a Ezeiza el 2 de mayo con fiebre alta, por lo que fue detectado por los sensores térmicos instalados en el aeropuerto. El hombre quedó procesado por el artículo 202 del Código Penal, que se aplica a quien propague, difunda, transmita, traspase «una enfermedad peligrosa y contagiosa para las personas, tratándose de un delito de pura actividad sin importar la consumación de contagio», explica el fallo.

En la declaración indagatoria el acusado había sostenido que pensó que se trataba de un «falso negativo» y responsabilizó a su seguro médico internacional, ya que según dijo el médico que lo contactó para emitirle el certificado online para viajar fue sugerido por esa empresa.