OBESIDAD INFANTIL: CÓMO REPERCUTIÓ LA PANDEMIA EN ESTA PROBLEMÁTICA

174
Los niños obesos y con sobrepeso tienden a seguir siendo obesos en la edad adulta y tienen más probabilidades de padecer a edades más tempranas enfermedades no transmisibles como la diabetes y las enfermedades cardiovasculares.

El sobrepeso, la obesidad y las enfermedades relacionadas a esta patología son en gran medida prevenibles. Por ello es importante darle prioridad a la prevención de la obesidad infantil.

Al respecto, la endocrinóloga infantil del hospital Avellaneda, doctora Verónica Felipe Gacioppo, aseguró que hay bebés de seis meses que ya presentan signos de obesidad. Y afirmó que el uso del celular en niños favorece al incremento de estos casos a causa de la mala alimentación y el sedentarismo.
El confinamiento social preventivo obligatorio obligó a muchas familias a adoptar nuevas rutinas. Los niños y niñas perdieron la posibilidad de asistir al colegio, hacer deporte, ir al club o a la plaza. De esta forma, el ejercicio físico disminuyó progresivamente.
Hoy muchos menores sólo caminan de las clases virtuales al sillón o a la cama para ver videos en Youtube o jugar con la tablet o la play. A lo anterior, se suman hábitos alimenticios desordenados que elevan la obesidad infantil.
En la Argentina previa a la pandemia, 1 de cada 3 menores comenzaba la escuela primaria con sobrepeso. Esta situación empeora el rendimiento escolar, trae dificultades motrices, problemas de autoestima y es a futuro causa de enfermedades crónicas no transmisibles, que son la primera causa de muerte en el mundo.