LOS JUEGOS OLIMPICOS DE TOKIO 2020 SERÁN LOS PRIMEROS DONDE COMPETIRÁ UNA ATLETA TRANSGÉNERO

53
La neozelandesa Laurel Hubbard fue elegida por el Comité Olímpico de su país (NZOC) como miembro del equipo femenino de halterofilia y participará en la categoría +87, lo que generó un debate con posiciones contrarias.
Hubbard, de 43 años, cumplió con los criterios de elegibilidad establecidos por el Comité Olímpico Internacional (COI) a partir de 2015 para deportistas en transición de género masculino a femenino. Ello exige que sus niveles de testosterona estén por debajo de 10 nanomoles por litro durante al menos 12 meses antes de la competición.
La belga Anna Vanbellinghen, que participará en la misma categoría de Tokio 2020, consideró que la eventual presencia de Hubbard se trataba de una «broma de mal gusto».
Los opositores a su participación exponen argumentos relacionados con ventajas físicas: «Cualquiera que haya entrenado levantamiento de pesas a un alto nivel sabe que esto es cierto: esta situación en particular es injusta para el deporte y los atletas», protestó la belga