SE REPARTIRÍAN AL MENOS 150 MILLONES DE DÓLARES ENTRE LAS VÍCTIMAS DEL DERRUMBE

115
A casi un mes de la tragedia que se llevó la vida de al menos 97 personas, el juez de Miami-Dade Michael Hanzman tomó la decisión de aprobar la venta del terreno donde se ubicaba el edificio de 12 plantas que se desplomó por causas que aun están siendo investigadas. La decisión fue tomada con el objetivo de que se pueda compensar económicamente a las víctimas del derrumbe; tanto a las que sobrevivieron como a los familiares de las que perdieron la vida.
 
Se calcula que el terreno podría venderse por más de US$100 millones a un promotor inmobiliario interesado en construir un edificio nuevo. A eso se le suman unos US$50 millones que pagarán las aseguradoras; por lo que los afectados por el derrumbe se repartirían al menos US$150 millones.
La decisión de autorizar la venta del terreno para que se construya un nuevo edificio no ha gustado a algunos de los familiares de los fallecidos. Los familiares consideran que es demasiado pronto para tratar este asunto y además creen; que en el lugar del derrumbe debería levantarse un memorial para recordar las víctimas.