TALIBANES PERSEGUÍAN A TIROS A UN PERIODISTA DE LA CADENA DEUTSCHE WELLE Y LE MATARON UN PARIENTE

64

Combatientes talibanes que perseguían a un periodista de la cadena pública alemana Deutsche Welle (DW) en Afganistán mataron a tiros a un miembro de su familia e hirieron gravemente a otro.

«El asesinato de un familiar de uno de nuestros editores a manos de los talibanes ayer es increíblemente trágico e ilustra el grave peligro en el que se encuentran todos nuestros empleados y sus familias en Afganistán», comentó Peter Limbourg, director general de la DW, en un comunicado.

Por su parte, el Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés) denunció que los talibanes han registrado esta semana los domicilios de al menos «cuatro periodistas y trabajadores» de medios de comunicación.

Entre sus promesas, los talibanes también dijeron que no ejercerán el poder de la misma manera que entre 1996 y 2001, cuando dirigieron el país e impusieron una visión extremadamente rigurosa de la ley islámica, que penalizaba especialmente a las mujeres.

Los talibanes han subrayado que quieren buenas relaciones diplomáticas con todos los países, pero que no aceptarán ninguna injerencia en sus principios religiosos. La mayoría de la comunidad internacional observa escéptica y afirma que juzgará «los actos» y no las palabras de los islamistas.

En total, Estados Unidos desplegó 6.000 soldados para garantizar la seguridad del aeropuerto y facilitar la salida de unos 30.000 estadounidenses y afganos. Hasta ahora han evacuado a unos 7.000, según el Pentágono.

El Programa Mundial de Alimentos (PMA) de la ONU alertó que uno de cada tres afganos sufre inseguridad alimentaria debido a los efectos combinados de la guerra y el calentamiento global.