EL GOBIERNO EVALÚA NUEVOS CRÉDITOS A TASA CERO PARA TRABAJADORES REGISTRADOS

191

El Gobierno sigue trabajando puertas adentro en una batería de medidas cuyo objetivo busca aliviar los bolsillos y reanimar el consumo antes de las elecciones de noviembre. En un intento acelerado de animar al que no votó y recuperar los más de 4 millones de votos en fuga respecto de 2019.

Las iniciativas apuntan a los sectores más afectados por la pérdida de poder adquisitivo de los ingresos. En las últimas semanas, diversos informes de sectores del oficialismo habían alertado que este año el salario real caería por cuarto año consecutivo, pese a la reapertura de paritarias.

En ese contexto, una de las iniciativas más atractivas que se analiza es la del crédito a tasa cero para trabajadores registrados con sueldos de hasta dos salarios mínimos, es decir, unos $ 58.320, un universo de más de 1 millón de personas.

El Gobierno ya venía trabajando desde antes de las PASO en la idea de un préstamo a tasa subsidiada para asalariados con ingresos inferiores a la canasta familiar de pobreza ($ 67.000 en agosto)
Previo a las primarias, la AFIP otorgó un beneficio similar a más de 150.000 monotributistas entre más de 1 millón habilitados para solicitar la versión 2021 de los créditos sin interés.

El gabinete económico también estudia una mejora en las jubilaciones (llegaría a través de un bono de $ 5.000), y daría un aumento de las asignaciones familiares, y se adelantará la próxima suba del salario mínimo vital y móvil. «Salarios, créditos capacitación y seguridad social», resume otro funcionario.

Como parte del abanico de herramientas, sonó la posibilidad de reflotar el IFE, el subsidio que el año pasado alcanzó a 9 millones de personas durante tres meses.