CRECE EL NEGOCIO DE VENDER MONEDAS POR SU VALOR EN METAL

287
El mensaje “compro monedas por kilo” comienza a reproducirse en las plataformas de comercio electrónico y en las redes. Y quienes las compran lo hacen para venderlas a fundiciones de metales que no las ven como dinero, sino como simples pedazos de cobre o níquel.
 
Las ofertas son múltiples pero pueden dividirse en dos grandes partes. Por un lado, las monedas doradas de 50 y 25 centavos, acuñadas en cobre y con un peso de casi 6 gramos, pueden llegar a venderse por el doble o el triple de su valor facial. Por otro lado, las monedas de 1 y 2 pesos bimetálicas, con el centro dorado y anillo plateado para el primer caso y a la inversa en las de 2 pesos, y con un peso algo mayor a 7 gramos, son las más codiciadas para los reducidores de metales y, desde luego, las que más abundan.
 
Los coleccionistas y expertos en numismática valoran las piezas con errores de diseño o acuñación. Por tal motivo, esas monedas hoy se ofrecen en Mercado Libre por precios que llegar hasta $15.000 e incluso más por cada unidad. Se estima que llegaron a acuñarse (y distribuirse) 56 millones de piezas de esa moneda fallada por lo que muchos vendedores se desilusionaron. Ante tanta oferta, el precio que se paga por la moneda con la palabra “Provingias” es significativamente menor.