LA FEDERACIÓN DE BEACH HANDBALL DECIDIÓ CAMBIAR LAS REGLAS DE VESTIMENTA PARA LAS MUJERES

203

Los equipos femeninos de Beach Handball ya no estarán obligados a usar bikinis a la hora de competir. Esta medida, se debe a una modificación que introdujo la federación internacional de ese deporte, a raíz de las múltiples críticas y protestas en contra del sexismo que recibió en los últimos tiempos por el tipo de indumentaria que se les imponía a las mujeres.

La Federación Internacional de Handball (IHF, según su sigla en inglés) decidió que, a partir de ahora, las atletas de la disciplina de playa podrán utilizar shorts ajustados tipo de ciclista y tops que cubren todo su torso

 

Según la antigua reglamentación, las jugadoras estaban obligadas a usar un diminuto bikini cuya parte superior debía ser un típico sostén deportivo sin mangas, mientras que la prenda inferior no debía “tener más de 10 centímetros de ancho de cada lado

 

Según reportó el diario inglés The Guardian, los ministros de Deportes de cinco países europeos (Dinamarca, Noruega, Suecia, Islandia y Finlandia) enviaron el mes pasado un escrito en conjunto a la IHF solicitándole modificar sus arcaicas reglamentaciones en torno a la vestimenta requerida a los equipos femeninos. El objetivo de este pedido era “no solamente contener a los actuales atletas, sino también respaldar y alentar a todos los deportistas sin importar su género o sus antecedentes para que permanezcan en el deporte”.

PROTESTAS EN CONTRA DE LA VESTIMENTA

Durante la última edición del Campeonato Europeo de Handball Playero en Bulgaria, el equipo noruego protestó portando un pantalón corto en lugar de un bikini para su partido por la medalla de bronce contra España; situación que “infringió las reglas de vestimenta” y por la que cada jugadora recibió una multa de 150 euros.

La cantante Pink se ofreció a pagar la multa de 1764 dólares que recibió la selección femenil noruega de balonmano de playa por usar shorts en vez de la parte inferior de un bikini para competir en los juegos europeos.

 

Por medio de sus redes sociales, la estadounidense de 41 años se pronunció: «Estoy muy orgullosa del equipo femenil de balonmano noruego por protestar contra unas reglas muy sexistas acerca de su uniforme. La federación europea de balonmano debería ser multada por sexismo. Bien por ustedes, señoritas. Estaré muy contenta de pagar la multa por ustedes»