POR LA SEQUÍA AUMENTÓ LA MORTALIDAD DE PECES Y TORTUGAS EN EL RÍO PARANÁ

184

Miles de peces muertos y una población de tortugas acuáticas diezmada es el panorama que se observa en lagunas internas en el humedal del Delta del Paraná, frente a Rosario, por la bajante del río, la sequía y la ola de calor.

[LA BAJANTE DEL RÍO Y EL CALOR SUMAN AL DESASTRE NATURAL, QUE COMENZÓ EN MARZO DEL 2021]


En las islas frente a Rosario, “la mortandad de tortugas fue una muerte silenciosa, que pasó desapercibida para el común de la gente”, expresó Pablo Cantador, de la organización ambientalista El Paraná No se Toca. “En las pocas lagunas que han quedado y que tienen todavía algo de agua, hay miles de peces muertos flotando. En el caso de las tortugas, la mortandad ya viene desde el año pasado”, agregó.



El río Paraná sigue en bajante con niveles que no se registraban desde 1944 y continúa descendiendo en varios puertos de Entre Ríos, donde la bajante histórica que comenzó en marzo del 2021 provocó cambios en la vida ambiental, económica, productiva y social de ciudades que están a la vera del agua. Este miércoles, el río descendió a -44 centímetros.