TELETRABAJO: SEGÚN LA OMS URGE PROTEGER A QUIENES TRABAJAN DESDE SUS CASAS

324

Un nuevo análisis realizado por la OIT y la OMS formula recomendaciones para que el teletrabajo sea seguro y productivo.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Internacional del Trabajo (OIT) instan a adoptar medidas para proteger la salud de los trabajadores que realizan trabajo remoto.

Un nuevo informe técnico sobre el teletrabajo saludable y seguro publicado por los dos organismos de las Naciones Unidas expone los beneficios y los riesgos del teletrabajo para la salud, y las modificaciones necesarias para adaptarse al cambio hacia diferentes formas de trabajo a distancia debido a la pandemia de COVID-19 y la transformación digital del trabajo.

Lo que los argentinos veíamos como lejano, abstracto, distante  de nuestra realidad; por el efecto Pandemia, pasó a convertirse en una cotidianeidad. 

Entre los beneficios del teleworking o teletrabajo, se encuentran cuestiones trascendentes para la vida de cada ser humano. Ejemplos: mejora del equilibrio entre la vida laboral y la personal, la posibilidad de un horario flexible y de realizar actividad física, la reducción del tráfico de vehículos y del tiempo en desplazamientos, y la disminución de la contaminación atmosférica, todo lo cual puede mejorar la salud física y mental y el bienestar social. El teletrabajo también puede suponer un aumento de la productividad y una reducción de los costos operativos para muchas empresas.

Sin embargo, el informe advierte que, sin planificación, organización y asistencia en salud y seguridad adecuados, el teletrabajo puede tener repercusiones importantes en la salud física y psicológica y el bienestar social de los trabajadores. Puede derivar en aislamiento, agotamiento, depresión, violencia doméstica, entre otros.

“La pandemia ha dado lugar al surgimiento del teletrabajo y ha cambiado efectivamente la naturaleza del trabajo de muchos empleados prácticamente de la noche a la mañana”, dijo la Dra. Maria Neira, Directora del Departamento de Medio Ambiente, Cambio Climático y Salud, de la OMS. 

La experta dejó en claro que en los casi dos años transcurridos desde el inicio de la pandemia, ha quedado claro que el teletrabajo puede aportar fácilmente beneficios para la salud, pero también puede tener un efecto nefasto.

Entonces….¿De qué depende hacia qué lado se inclinará la balanza?, nos preguntamos…

«Esto va a depender totalmente de que los gobiernos, los empleadores y los trabajadores trabajen juntos, y de que haya servicios de salud laboral ágiles e imaginativos, a fin de poner en marcha políticas y prácticas que beneficien tanto a los trabajadores como al trabajo», añadio Neira. 

A medida que nos disponemos a salir del “compás de espera” para asentarnos en una nueva normalidad, tenemos la posibilidad de incorporar nuevas políticas, prácticas y normas de apoyo que garanticen que millones de personas que realizan trabajo remoto tengan un trabajo saludable, feliz, productivo y decente.

Entre las medidas que deben poner en marcha los empleadores figuran velar por que los trabajadores reciban el  equipo adecuado para completar las tareas del trabajo; proporcionar la información, las directrices y la formación pertinentes para reducir el efecto psicosocial y de salud emocional del teletrabajo; formar a los directivos en la gestión eficaz de los riesgos, la gestión a distancia y la promoción de la salud en el lugar de trabajo; y establecer el “derecho a la desconexión” y días de descanso suficientes.

Como en todo, en el teleworking encontraremos beneficios mayúsculos, como así también, efectos lamentables. DEPENDERÁ DE NOSOTROS GARANTIZAR QUE ESTA FORMA DE «PERTENECER» SEA UNA SOLUCIÓN Y NO UN PROBLEMA MAS POR RESOLVER….