DIA DEL CONSUMIDOR: DÓNDE Y CUÁNDO COMENZÓ TODO….

311

El Día Mundial de los Derechos del Consumidor se celebró por primera vez el 15 de marzo de 1983. Dos años después, la Asamblea General de la ONU adoptó sus Directrices para la Protección de los Consumidores.

 

Se definieron ocho derechos básicos para el trabajo en la defensa de los consumidores: 

  1. Derecho a satisfacer las necesidades básicas: Tener acceso a bienes y servicios esenciales, alimentos adecuados, ropa, vivienda, atención de salud, educación, servicios públicos, agua y saneamiento.
  2. Derecho a la seguridad de productos y servicios: Ser protegido/a contra productos, procesos de producción y servicios peligrosos para la salud y/o la vida.
  3. Derecho a ser informado/a: Recibir datos e información para hacer una compra (elección) adecuada, y ser protegido/a contra el etiquetado deshonesto o incompleto.
  4. Derecho a elegir: Poder seleccionar de un conjunto de productos y servicios, ofrecidos a precios competitivos con la garantía de de calidad satisfactoria.
  5. Derecho a ser escuchado/a: Tener los intereses de los consumidores representados en el quehacer y la ejecución de políticas de gobierno y en la producción de bienes y servicios.
  6. Derecho a ser compensado/a: Recibir un trato justo por demandas apropiadas, incluyendo compensaciones por bienes defectuosos o servicios insatisfactorios.
  7. Derecho a la educación de los consumidores: Adquirir conocimientos y habilidades necesarias para decidir opciones informadas y confiables sobre bienes y servicios, y, asimismo, ser informado/a sobre los derechos básicos y la forma adecuada de actuar.
  8. Derecho a un ambiente saludable: Vivir y trabajar en un ambiente que no amenace el bienestar presente y de las futuras generaciones.

En Tucumán, este martes, la Federación de Organizaciones  de Derechos de Usuarios y Consumidores organizó un acto, a las 10 de la mañana, en el salón «Juan Kalchaki», en la Defensoría del Pueblo. José García exhortó a los tucumanos a participar de estos encuentros y a «dejar de ser pasivos ante la violación constante de nuestros derechos».