«EN EL EJECUTIVO NO HAY PELEA, HAY DEBATE DE IDEAS»

207
En una tarde en la que la vicepresidenta, Cristina Fernández, no dejó de lanzar títulos y basándose en el significado etimológico de las palabras «pelea», «discusión» y «debate», sorpresivamente para algunos (no tanto para otros, a la luz de su manejo de las herramientas de oratoria), la ex titular del Ejecutivo Nacional planteó en estos términos las diferencias con el Presidente Alberto Fernández. «Honoris Causa», la mención recibida por la Universidad Austral de Chaco.

Transcurrida una hora de su mensaje al país y mientras Alberto Fernández visitaba la zona más austral del mundo, la actual titular del Senado abordaba la realidad política y económica con precisión. No dejó tema – o supuesto – por tocar: inflación, el manejo de «la caja» por parte de la Cámpora, su relación con el Presidente Alberto Fernández e, incluso, algunas «infidencias», tal como ella decidió llamar a diferentes charlas y propuestas realizadas en el ámbito interno del gabinete.

Uno de los tópicos abordados fue lo que Cristina llamó «el supuesto manejo de la caja por parte de La Cámpora». En este sentido, comentó la propuesta realizada al «Cuervo» Larroque por parte del presidente Alberto Fernández, para hacerse cargo del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación cuando Daniel Arroyo abandonaba su cargo para asumir como Diputado. «En ese momento, el tan nombrado Máximo Kirchner le dijo al presidente Fernández «no gracias, el Cuervo (Larroque) nos será mas útil al lado de Axel Kicillof».

Párrafo aparte mereció lo que mayormente preocupa a los argentinos hoy; la inflación. «Todos repiten que por la maquinita que no para de emitir en el BCRA  tenemos la inflación que tenemos. No señores, la inflación responde a querer tener un modelo agro exportador, bajos salarios y escasez de dólares en el Banco Central».

A las 19 en punto, Cristina dijo «hay un descontento y no estamos a la altura de los problemas de la gente», raudamente se levantó y así finalizó su discurso. Tampoco, quienes siguen atentos realidad política argentina, podrán olvidar una frase que promete perpetuarse: «Nunca decido las cosas a través de mis hormonas, sino de mis neuronas».