CREAN UN JUGO A BASE DE QUINOA, QUE PODRÍA SER LA BEBIDA DEL FUTURO

165

El jugo “Qi Frutal”, es una bebida natural a base de quinoa y naranjas, que se prepara para salir a la industria. Su desarrollo, estuvo acompañado por el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), y resulta una alternativa nutritiva apta para intolerantes a la lactosa y que permite el desarrollo de productos con agregado de valor regional.


Todo se inició en 2014 de la mano de Cinalli, que preparaba el jugo de manera casera para que sus hijas lo llevaran a la escuela. La respuesta positiva no sólo vino de parte de sus pequeñas, sino que empezaron a pedirle compañeros de grado y las propias maestras. Hasta que la directora de la institución educativa le ofreció que lo vendiera en el quiosco saludable del edificio.



En 2015, la titular de Alma de Quinoa decidió hacer una degustación para más de 300 personas, posibilidad que logró después de comprarse una juguera y una licuadora industrial. Una semana después la contactó el gerente de una empresa multinacional que probó el jugo y le dio su aprobación.


En el lugar se encontró con una exposición del INTI, y se enteró que acompañaban el desarrollo de productos. Se puso en contacto con ellos, hubo aceptación desde el Instituto, y en 2018 aplicó para el Fondo Semilla, un programa del Ministerio de Producción de la Nación que proporciona créditos para acompañar a emprendimientos en sus primeros pasos.



Con la prueba final, el jugo Qi Frutal logró la aprobación del Registro Nacional de Productos Alimenticios (RNPA), lo que le permite comercializarlo. Cinalli además tuvo que registrar la empresa como una sociedad, y esta semana espera el plan de negocios que le dará el INTI, el que le permitirá acceder a créditos nacionales e internacionales para emprender la industrialización.



La gerenta de Alma de Quinoa tiene en claro que quiere instalar la empresa en Salta, y que también funcione como una cooperativa. «Yo quiero que funcione así, sobre todo, porque quiero que los pequeños y medianos productores reciban aparte del pago por el producto, un porcentaje de las ganancias de la empresa», expresó. Además tiene decidido que la planta estará en General Güemes, al ser un punto estratégico para la producción. 

 

A pesar de haber logrado el producto, Cinalli confesó que surgió de casualidad ya que su principal interés con la quinoa era crear una papilla para bebés y después le surgió el interés por hacer fideos. «Pero siempre el interés fue porque nosotros la consumíamos y teníamos ánimos de difundir el producto porque es excelente», manifestó.