COMERCIANTES AGUARDAN CON EXPECTATIVAS EL DÍA DEL PADRE

219

Tanto el rubro bares y restaurantes, como las casas de venta de indumentaria, perfumería y tecnología, esperan su «veranito» en los días previos al Día del Padre. 

El domingo 19 de junio llegará, seguramente, con muchos besos, abrazos y tarjetas para los papás, como para quienes  – indirectamente – cumplen esa función: abuelos, tíos, etcétera. Pero al momento de salir a la calle y darnos de frente con la realidad que trae consigo una elevada inflación y escasa oferta de productos a la luz del magro salario de los trabajadores, más de una duda se plantea.

¿Comemos afuera o hacemos un mejor regalo a papá? ¿Llegamos entre todos a comprar el celu que él espera? ¿O ésta vez serán los padres los que deberán bajar las expectativas y acomodarlas a los tiempos que vivimos en Argentina?

Tanto en los paseos de compra (shoppings) como en los negocios del microcentro coinciden en que, como siempre, habrá que caminar para encontrar precios más bajos. «Mucha gente pasa, mira vidrieras, compara precios y pregunta si hay descuentos con la tarjeta de algún banco. Pero no se han concretado demasiadas ventas aún», dijo Daniela, encargada de una perfumería.

Recorriendo negocios de indumentaria y calzado masculino, llegamos a la conclusión que, con menos de 5 mil pesos será muy poco lo podremos comprar en el primer caso y en el segundo, el cálculo se elevará desde los 12 mil como piso y 35 como techo.

Desde la Unión de Hoteles, Bares y Restaurantes manifestaron que «Argentina siempre tuvo vaivenes económicos, pero en fechas como ésta, nuestros colegas trabajan con reserva por suerte, dijo el empresario Héctor Viñuales. Una familia tipo que quiere comer afuera, dijo Viñuales, debe pensar más o menos en un gasto entre los $4 o $5 mil pesos, hasta más de $10, si incluye carne, vinos etc».

A modo de conclusión, el Día del Padre llegará en un momento en que los bolsillos están exhaustos (segunda quincena de mes), el medio aguinaldo será el salvavidas para muchos. Además, las compras se realizarán casi en su totalidad con tarjetas de crédito. Los negocios que ofrezcan cómodas cuotas, serán los que picarán en punta.