EXPERTOS EXPLICAN CÓMO «STOCKEAR» DE MANERA INTELIGENTE

133

El objetivo es que la inflación impacte lo menos posible en sus bolsillos. Acopiar alimentos e insumos, una opción válida para los argentinos.

Los argentinos agudizan el ingenio y encuentran en comprar anticipadamente algunos alimentos, productos de limpieza, electrodomésticos, la táctica perfecta para sacarse los pesos de encima, perdiendo lo menos posible. Desde ya, la imposibilidad para adquirir una vivienda o un automóvil por el alto costo de estas transacciones, contribuye a la práctica de «llenar la alacena».

Y el ámbito por excelencia para realizarla son los mayoristas, que permiten conseguir todo tipo de mercadería no perecedera -alimentos, bebidas, productos de limpieza e higiene personal- a bajos valores (aunque las estadísticas demuestren que los argentinos compran, en estos tiempos, en los pequeños negocios cercanos a sus casas y no en las grandes cadenas).

Según un grupo de expertos en precios e inversiones, el stockeo de productos o insumos, debe llevarse a cabo de manera inteligente para que valga la pena convertir tu casa en un depósito. Entonces ¿cómo hacerlo? Aquí, los consejos prácticos de los especialistas:

*Consejo N°1: antes de empezar, calcular cuánto puedo almacenar

«Cuando se apuesta a adelantar consumos corrientes, planificarlo bien es determinante para que resulte rentable», explicó Nicolás Litvinoff, experto en finanzas personales. Entiende que, antes de ir al local será fundamental armar una lista de compras. Pero para poder hacerla, hay un paso previo crucial que muchos omiten: tomar dimensión de la capacidad real de guardado que se tiene.

*Consejo N°2: antes de ir, relevar precios

Otro error común, según los expertos, es dar por hecho que comprar en un mayorista será siempre más barato, sin excepción. Ya que a veces, dependiendo del día y del producto, se podría gastar menos en un súper común que tenga una oferta del tipo 3×2, 6×4 o el 80% en la segunda unidad. O, incluso, el mismo producto puede encontrarse a menor costo en el almacén de barrio.

«En momentos de muy alta inflación es más difícil reconocer qué es caro y qué es barato, porque se distorsionan nuestras referencias. Además, crece la dispersión de precios ya que no todas las empresas ajustan en el mismo momento y porcentaje», recordó el economista Ariel Baños, autor del libro «50 lecciones de precios de la vida real».

Por eso, su mayor recomendación es que la gente, antes de ir al mayorista, haga una lista de lo que pretendería comprar para «stockeo» y compare precios online, por ejemplo.

*Consejo N° 3: aprovechar descuentos bancarios

Al igual que las minoristas, las cadenas mayoristas tienen acuerdos con bancos para dar descuentos del 15% al 30% en determinados días de cada semana o del mes, lo que permite conseguir un doble ahorro (sobre el precio bajo mayorista, una rebaja).

Por lo cual, al planear la compra de «stockeo», será muy importante revisar qué oportunidades existen con las tarjetas que se tienen y en qué cadenas.

*Consejo N° 4: aprovechar los descuentos por cantidad

Muchas veces los precios mejoran al llevar cajas enteras del mismo producto, y no unas pocas unidades. «Siempre conviene comprar por cantidad, ya que cuanto mayor es la cantidad de producto, mejor será el precio por unidad», reveló Mauricio Benzan, el director de una cadena mayorista. Con lo cual, antes de ir al mayorista, otra táctica valiosa será buscar «socios» entre familiares y amigos para ir juntos a hacer una compra grande y luego repartir.
*Consejo N° 5: antes de elegir, mirar toda la góndola

Luego, mientras se recorre el local, habrá que tomarse un tiempo para evaluar una por una todas las marcas ofrecidas en busca de la más conveniente, comparando siempre los precios con IVA correspondientes a la cantidad de productos que se adquirirán.

Los mejores precios por categoría de producto suelen encontrarse al inicio de la góndola, señalan los expertos.

*Consejo N° 6: los pagos con tarjeta, sólo sin interés

Aunque hoy son contadas, también existen oportunidades de financiar la compra de «stockeo» hasta en 3 cuotas sin interés, lo que en el contexto actual equivale a un descuento extra.

Abonar con la tarjeta de crédito en un solo pago también puede ser una opción atractiva teniendo en cuenta que permite hacer la compra «congelando» los precios de hoy pero pagarla recién el mes que viene (cuando probablemente muchos productos ya estén más caros).