TARIFA DE LA LUZ: CONSEJOS PARA BAJAR EL CONSUMO

92

Con el inicio de segmentación de tarifas de luz, se impuso un límite de 400Kw que estarán bajo la cobertura de los subsidios. Especialistas brindan consejos para ahorrar.

Con la quita del subsidios para quienes consuman más de 400 wts de electricidad, sin dudas, las tarifas van a disparase de manera exponencial. Por eso consultamos a especialistas sobre cómo lograr la eficiencia energética y ahorrar en el consumo con el aire acondicionado, caloventor, heladera y lavarropas, entre otros artefactos.

Este jueves comienza el nuevo esquema de segmentación para los servicios de gas y luz, con nueve millones de usuarios de ingresos medios e inferiores que se inscribieron en el registro que se habilitó el 15 de julio de pasado.

En este último punto, respecto a la energía eléctrica, se confirmó que habrá un límite de 400Kw por período, es decir, la cobertura del subsidio será con un tope máximo de uso de electricidad, donde se pagará menos.

De esta manera, los usuarios que no se inscribieron al Registro de Acceso a los Subsidios a la Energía (RASE) – por una diversidad de circunstancias o porque lo hicieron pero sus ingresos corresponden a un nivel superior- pasarán a pagar tarifa plena si exceden los 400Kw de consumo bimestral.

1. Calefacción en invierno

Algunos artefactos como el caloventor con termostato y el aire acondicionado, son los que mayor cantidad de electricidad consumen.

Por ejemplo, si se usa un caloventor chico con termostato una hora por día, los cinco días de la semana, se consume 78.05kw en el mes. En el caso del aire acondicionado de 3.500 calorías frío/calor usándolo 4 horas por día, los 5 días de la semana se alcanzan los 99,21KW mensuales.

Una opción es tener artefactos de eficiencia energética «Clase A», es decir, con un mejor uso de la energía. Esto se reconoce en las etiquetas y marcas visibles en todos los productos.

2. Tiempo de uso: cronometrar el encendido de artefactos

En cualquier caso, ya sea para calefacción en invierno o refrigeración en verano, sería necesario prender los artefactos entre 15-20 minutos por hora. Este uso racional permite el mismo rendimiento que si se dejara encendido toda una hora contínua.

También se podría bajar el consumo de estos artefactos en las casas: por ejemplo si dos o más aires, solo se requeriría utilizar solo uno.

3. Iluminación: el uso de lámparas led reduce más del 50% el consumo

Otro ítem importante es el de la iluminación. Se recomienda tener los aparatos limpios y con un mantenimiento regular. Aunque la clave está en el uso de lámparas de tipo LED, que permiten ahorrar gran parte del consumo.

La iluminación LED avanzó y ya dominan prácticamente el mercado. Es fácil de adquirir y las variantes son las mismas: luz cálida y fría, con la graduación de watts, según la potencia que necesitemos, para alumbrar un ambiente más grande o reducido.

El uso de lámparas LED tiene varias ventajas:

  • Permite ahorrar en el consumo más del 50% respecto a las lámparas convencionales
  • Tienen una vida de uso más prolongada, por lo tanto también ahorramos en reponerlas cuando dejan de funcionar
  • El consumo es más eficiente y controlado, por lo que es más racional el uso del recurso energético

4. Uso de pequeños electrodomésticos

Otros artefactos como el microondas, la cafetera, la aspiradora o la plancha también producen un gran consumo. A pesar de tener una baja potencia, pueden llegar a representar hasta el 30% del gasto total del sector energía en de una vivienda.

Como regla general lo mejor es utilizar electrodomésticos con Eficiencia Energética A, A +, A ++, A +++, que son los que mejor aprovechan la energía y por lo tanto, consumen menos, para no tener sorpresas en la factura de luz a fin de mes.

5. Usar el lavarropas la menor cantidad de veces

Otro consejo es el uso del lavarropas en menos tandas de lavado. Allí surgen dos cuestiones: el número de veces que lo usamos y la carga, que puede hacer trabajar al artefacto de mala manera y generar derroche de electricidad.

En ese sentido, se recomienda, por un lado, hacer menos lavados con un poco más de cantidad de prendas, apra aprovechar el programa del lavarropas. Además, se aconseja tratar de evitar los programas de lavado largos o de mayor duración, algo que eleva el costo de la factura de luz.