MURIÓ LA REINA ISABEL…

89
En el primer día sin la monarca, muchos británicos y turistas se acercaron al Palacio de Buckingham para despedir a la soberana.

Revolucionada, devastada, en shock. Decir que el Reino Unido está de luto, es poco. Aunque no hubo un atentado, ni un terremoto ni un imprevisto de la naturaleza, la sensación era similar, como de vacío profundo. La Reina Isabel II había muerto y nada era como antes.

Impactantes mensajes se encuentran en las estaciones de subte, las paradas de los famosos ómnibus rojos y demás sitios de la ciudad, donde fotos de ella, con corona y vestido pomposo, junto a las fechas de los años de su nacimiento y muerte (1926 – 2022) hacen que su dramática ausencia, se sienta como pocos eventos de magnitud se han sentido en el seno de un pueblo.

A las 11 de la mañana y con nuevo rey, Carlos III, que esperó toda la vida este momento y nadie sabe si estará a la altura de las circunstancias, el silencio de un vagón de la línea Picadilly del metro es impresionante. Nadie sonríe, muchos vistende negro y todos parecen ensimismados.