«NUNCA VI ALGO SEMEJANTE», DIJO EL FORENSE QUE DECLARÓ EN EL JUICIO

687

El perito forense declaró en la segunda semana del proceso judicial por la muerte de Fernando Baez Sosa, hace tres años en Villa Gesell. Primera vez que los ocho acusados asistieron con la cara totalmente descubierta.

El 2 de enero comenzó en Tribunales de Dolores el juicio por el asesinato del joven Fernándo Báez Sosa, en la villa veraniega de Villa Gesell, a la salida de un boliche. En el banquillo de los acusados con sus rostros descubiertos, 8 rugbiers escuchan testimonios y aguardan una sentencia que, según estiman desde Fiscalía podría conocerse a fines de este mes.

Los implicados, que hasta ahora nunca hablaron sobre los hechos, están imputados por el delito “homicidio doblemente agravado por alevosía y por el concurso premeditado de dos o más personas”. Hoy fue la primera vez que públicamente, los imputados se mostraron a cara descubierta.

LA PALABRA DEL FORENSE

Diego Duarte, el médico forense que realizó la autopsia al cuerpo de Fernando Báez Sosa dijo hoy que «nunca» vio «algo semejante», al referirse al estado de la víctima cuando llegó a la morgue, y certificó que el joven presentaba «lesiones incompatibles con la vida».

Tras brindar su testimonio ante el Tribunal Oral Criminal 1 de Dolores, precisó a la prensa el contenido de su declaración. «Nunca vi algo semejante. El paciente sufrió daño en todo el sistema nervioso central, tanto cerebro, cerebelo, tronco cerebral, no hay una lesión única, son múltiples…la verdad que es muy fuerte siendo padre…», dijo con la voz quebrada.

Detalló que Fernando presentaba «lesiones incompatibles con la vida, muchas lesiones en el sistema nervioso central» y que cree que «no hubiera tenido posibilidades de salvarse».