EL SUEÑO DE LOS PIBES

102

45 chicos tucumanos viajaron este viernes a Brasil para jugar un torneo de fútbol. Proyecto «Jugar» apuesta por el deporte como herramienta de transformación. Los ídolos de la Selección Argentina, un espejo para las nuevas generaciones. 

Es miércoles y son casi las 9 de la noche. Hace calor y se nota en las caras rojas y transpiradas de los chicos que corren y saltan en el Parque 9 de Julio. El calor se siente, pero no es un impedimento para entrenar pensando en el torneo que van a jugar en Brasil, el país que disputa con Argentina ser la cuna del fútbol. 

El profesor, Marcelo Barros, es el encargado de entrenar todas las semanas a estos 45 chicos de entre 11 y 16 años. Forma parte del proyecto “Jugar” porque está seguro de que hacer deportes tiene beneficios físicos y también psicológicos. “Muchos tienen el sueño de llegar a la élite del fútbol, ese sueño se acompaña con trabajo, con constancia, con sacrificio”, dice, mientras atrás los chicos no paran de correr y saltar. Hasta que uno se detiene y se acerca a hablar con Canal 10. 

Con la respiración agitada, Agustín (15) cuenta que está emocionado y con mucha ilusión. Es la primera vez que va a viajar. También dice que ama el fútbol y que juega de central, “como el ‘Cuti’ Romero”. 

Bingo familiar para recaudar fondos para el viaje de los chicos.

La escuela de fútbol del “profe” Marcelo ya tiene experiencia en viajes a Brasil, pero cada vez que sucede genera emoción y mucha expectativa. “Los viajes los hacen crecer como personas, como deportistas, conocen diferentes culturas, en lo deportivo es un viaje formativo”.

En esta oportunidad, los chicos van a competir en todas las categorías del torneo: sub 17, 15, 13 y 11. Además, tienen el honor y responsabilidad de ser los únicos argentinos en el campeonato

Joaquín (15), también ha detenido su preparación un momento y lo primero que dice es que se identifica con Nicolás Tagliafico, después le agradece a su familia el enorme esfuerzo que hizo para que él pueda viajar. “El fútbol me deja el valor de la amistad, es una forma de vida, ser solidario y ser muy paciente porque todo llega”, dice Joaquín, y vuelve a entrenar para cuando llegue la hora de viajar a Brasil.