THOMSEN ROMPIÓ EL SILENCIO

97
En una nueva jornada del juicio que se lleva adelante por el asesinato de Fernándo Baez Sosa, un elemento dirruptivo  se observó en la sala de audiencias. Mientras declaraba su madre, Máximo Thomsen rompió el llanto y declaró. 

«Quiero pedir disculpas. Jamás se me hubiera ocurrido matar a alguien. Escuché cosas tan horribles de mi, que me provocaron mucho dolor»así comenzó el relato el rugbier más comprometido por haber sido, el que dio la patada mortal. «En ese momento estaba en shock», añadió el imputado.

De esta manera, los 8 imputados rompen el pacto de silencio en la audiencia número 11 del proceso judicial. «Nosotros nos preparamos para ir a bailar, cambiamos las bebidas que venían con la entrada. Adentro no hubo pelea, solo un amigo me tocó la espalda y pude verle un chichón. Inmediatamente vi que los patovicas sacaban a un amigo mio y luego a mi», explicó Thomsen.

Algo que no fue desaprovechado por la querella, en este caso, en la figura de Fernando Burlando y colaboradores, es que Thomsen en dos oportunidades habló de que su grupo habían ingerido tanto alcohol que «ya estaban mamados». Por otra parte, la persona más complicada del crimen aseguró haberse enterado de la muerte de Fernando al día siguiente. 

El alto consumo de alcohol quedó comprobado y hasta admitido por los rugbiers. La pregunta que muchos se realizan por estas horas es ¿fue espontánea la declaración de Máximo Thomsen?