15.5 C
San Miguel de Tucumán

La jueza confirmó el arresto domiciliario de los jugadores de Vélez

Los abogados defensores de Abiel Osorio, José Florentín y Braian Cufré, no lograron convencer a la magistrada.

Tres de los cuatro jugadores de Vélez, imputados por abuso sexual, llegaron temprano a Tribunales para asistir a la audiencia de impugnación que solicitaron. Los futbolistas, que quedaron detenidos el miércoles de la semana pasada, pidieron que se revea el fallo para aguardar el juicio oral en libertad. Sin embargo, la jueza Laura Julieta Casas, no hizo lugar y confirmó el arresto domiciliario.

Los abogados defensores de Abiel Osorio, José Florentín y Braian Cufré, no lograron convencer a la magistrada. Pesó, en este caso, el pedido de la fiscalía, la querella y la víctima. 

Mientras tanto, Sebastían Sosa espera salir del arresto una vez que haya avanzado en los trámites y pagada la caución de cinco millones de pesos.

Cuáles son los cargos para cada uno de los jugadores

Cufré y Florentín enfrentan cargos por abuso sexual agravado por la participación de dos o más personas. En tanto, Osorio está acusado de abuso sexual con acceso carnal. 

Por otra parte, Sosa quedó en libertad debido a que se considera que tuvo una participación secundaria en los eventos, pero seguirá en prisión hasta que cumpla con los requerimientos solicitados por la Justicia.

La acusación contra los jugadores

Una joven periodista de nuestra provincia, acusó a los cuatro jugadores de Vélez de abusar sexualmente de ella el 3 de marzo. Según su testimonio, los hechos ocurrieron luego del encuentro entre Vélez y Atlético en Tucumán.

La víctima relató que al terminar el partido, Sosa la invitó al Hotel Hilton. Al llegar a la habitación, se encontró con Sosa, Cufre, Osorio y Florentín. Allí, compartieron bebidas y ella empezó a sentirse mal. Fue entonces cuando, sin su consentimiento, fue abusada por al menos dos de los cuatro jugadores.

El arquero de Vélez se puso en contacto con la joven durante su estancia en la provincia, corroborando su testimonio. Según la denuncia, la joven llegó al hotel alrededor de la medianoche del 3 de marzo y fue en la habitación 407 donde ocurrieron los hechos. Después de sentirse un poco mejor, logró pedir un Uber y marcharse alrededor de las 5:30 a.m.

La denuncia, respaldada por la abogada Patricia Neme, detalla el episodio y señala que el abuso ocurrió sin su consentimiento mientras se encontraba en estado de embriaguez.

Espacio UNT

spot_img

Más Noticias